En las canchas de squash, especialmente en las antiguas, que ya tienen una pared trasera de vidrio, podrían encontrarse varios tipos de puertas y trabas. Aunque no sean de vidrio sino de plástico, o con apertura hacia la izquierda en lugar de la derecha, según la normativa.

Algunas puertas no tienen una manija ni una traba adecuada, algunas solo proporcionan un simple orificio para insertar un dedo y así abrir o cerrar la puerta. Además, se podría descubrir que, las bisagras son de diferentes tamaños o distintos materiales como plástico, hierro o aluminio.

¿Hay diferencias en los accesorios de las puertas de las canchas de squash?

El material de la puerta es fundamental para la longevidad de la puerta y la seguridad de los jugadores. Para lograr los mejores resultados, la puerta debe abrirse hacia el interior y hacia la derecha al entrar a la cancha. Esto garantiza que la puerta no se abra hacia afuera en caso de que un jugador caiga sobre ella.

Para una fijación segura, se recomienda enfáticamente que las puertas tengan 3 bisagras en lugar de 2. Si bien las bisagras y los accesorios de plástico reducen el peso de transporte y facilitan la manipulación, se desgastan fácilmente y los daños se notan rápidamente. Por otro lado, hay accesorios de hierro que hacen que la pared se torne pesada y voluminosa.

¿Cuál es el material preferido para los accesorios de una puerta?

El único material que combina con todo es el aluminio. Las manijas, las trabas y las bisagras de las puertas de las canchas de squash, que están hechas de aluminio, son ideales porque combinan resistencia necesaria con un bajo peso. Además, no se desgastan fácilmente, lo que garantiza una apariencia brillante para una puerta de vidrio.

El valor de una puerta depende del tipo de pared trasera. Debe determinarse en cada caso para garantizar el mejor resultado posible para el cliente y los jugadores.